Como guardar, congelar y reutilizar leche materna correctamente

Le recomendamos seguir estas sencillas pautas para mantener su valiosa leche materna fresca y segura para su pequeño. A medida que comience la rutina de extracción, nutrición y almacenamiento de leche materna para su bebé, es esencial continuar siempre y en todo momento las pautas de las autoridades sanitarias para asegurarse de que la leche que está alimentando a su bebé sea segura y esté llena de nutrientes, vitaminas y minerales y otros elementos fundamentales que asisten en el desarrollo y desarrollo de su pequeño. Estas pautas cubren la gama completa de almacenamiento y alimentación de la leche de la mamá, incluidas las directivas basadas en la evidencia sobre de qué manera enfriar la leche materna y qué hacer al volver a usar la leche materna.


Consejos para guardar, congelar y reutilizar la leche materna

Algunas de las reglas más importantes:

  • En el momento en que reutilice la leche materna, recuerde que la leche sobrante que no se terminó del biberón de su bebé se puede usar hasta 2 horas una vez que él o ella haya terminado de amamantar. La leche de la mamá usada puede contaminarse con bacterias de la boca de su pequeño a lo largo de su primera alimentación, por lo que es importante usar el resto dentro de su ventana de 2 horas o desechar el resto, antes de que se expanda cualquier bacteria.
  • Conforme aprenda a enfriar la leche de la mamá, sepa que la leche recién extraída puede mantenerse a temperatura ambiente hasta 4 horas, almacenarse en el refrigerador hasta 3 días o congelarse hasta seis meses (idealmente, aunque 12 meses asimismo es aceptable).
  • La leche materna descongelada que se haya congelado previamente se puede almacenar a temperatura ambiente durante 1 a 2 horas, o en el refrigerador hasta por 24 horas. Esto quiere decir que su leche de la mamá descongelada puede permanecer de forma segura en su refrigerador durante 24 horas terminadas desde que se descongela completamente (o ya no se congela), no desde el instante en que se sacó del congelador.

Nunca vuelva a congelar la leche de la mamá que ya fué descongelada. Si le preocupa desaprovechar la leche de la mamá una vez descongelada, intente congelarla inicialmente en cantidades más pequeñas. Esto puede asistirla a evitar tener que desechar la leche de la mamá descongelada que no se termina. Según los CDC, existen tres mejores prácticas para descongelar la leche materna:

  • Guardar su leche de la mamá congelada en el refrigerador durante la noche
  • Poner su leche materna congelada en un envase con agua no muy caliente o tibia
  • Colocar su leche materna congelada bajo agua corriente tibia

En el momento en que reutilice la leche de la mamá, jamás la descongele ni la ardiente en el microondas. Esto puede crear puntos calientes en su leche que tienen la posibilidad de quemar la sensible boca de su bebé. El microondas asimismo puede eliminar nutrientes importantes en la leche materna incluso antes que llegue a su pequeño.

Consejos y consideraciones adicionales

Para resguardar la calidad de la leche de la mamá y sus nutrientes, vitaminas y minerales, congele la leche recién extraída inmediatamente si piensa que no la usará en 4 días. Etiquetar precisamente su leche de la mamá almacenada con la fecha en que se extrajo puede ayudarlo a rememorar que siempre y en todo momento debe utilizar primero la leche mucho más vieja, mientras que sostiene organizados sus abastecimientos refrigerados y congelados. Esto asimismo es beneficioso pues la calidad de la leche de la mamá puede disminuir transcurrido un tiempo.

Finalmente, la leche de la mamá se puede almacenar en una bolsa térmica con bolsas de hielo por hasta 24 horas si está de viaje o fuera de casa. Una vez que llegue a su destino, asegúrese de emplearlo, refrigerarlo o congelarlo inmediatamente. Si viaja o sale por un período temporal mucho más largo, hay soluciones para enviar su leche materna que tienen la posibilidad de asegurar que llegue antes a su bebé.

Si bien puede parecer que existen muchas reglas y pautas para guardar, congelar y reutilizar adecuadamente la leche de la mamá, rápidamente se transformará en una rutina que pronto se transformará en una segunda naturaleza. Todo ese trabajo es ayudar a su bebé a recibir la mejor nutrición posible de inmediato en la vida, sin importar cuánto tiempo escoja amamantar. ¡Un bebé feliz y saludable que prosigue medrando, desarrollándose y prosperando es lo más esencial!

Otros de nuestros artículos sobre lactancia

Deja un comentario